¿Qué hago en 15 minutos?

Tortilla2

A veces me encuentro con que no tengo tiempo (o ganas) de cocinar algo, y no puedo tirar, claro, de un poco de pan y un fiambre. El otro día cronometré esto: tenía hambre, era la hora de cenar, no teníia energía para pensar mucho. Así que cogí media cebolla, medio pimiento de nuestro huerto hurbano, los di una vuelta. Luego unos huevos, un poco de queso, por encima mantequilla y tan ricamente. 10 minutos y una cena paleo: proteína, verduras y grasas. ¿A que no es tan difícil?
Sigue leyendo

Anuncios

Opíparo Desayuno (II)

Desayuno2-1

Sigo con mi tema de los desayunos. Ahora que ha llegado el invierno, es más importante comenzar el día con algo caliente y de mucho alimento. Bueno, en realidad es lo que yo me digo para justificar los atracones matinales que me estoy dando los fines de semana.

En este caso, una vez más unos huevos a la plancha, un poco de pimiento rojo y unas salchichas de pollo, me han sentado de maravilla.

Sigue leyendo

Desayuno rápido

Yogurt-2

Antes de comenzar la dieta Paleo, mi desayuno estaba muy claro: una tostada de pan con tomate, aceite, jamón, si había, y ajo restregado. Era fácil, no había que pensar, mientras iba subiendo el café, ponía el pan en la tostadora, preparaba un diente de ajo… bueno, seguro que muchos de vosotros lo recordáis.

Cuando empezamos con la dieta paleo, esta fué de las primeras dificultades. Como Bea es muy resuelta, comenzó a hacer cada día una cosa diferente: huevos, batidos, crepes, pero claro no todos los días hay tiempo para hacer todo esto, y estar pensando cada día qué desayunar se podía convertir en una de esas cosas que te hacen perder las ganas, la motivación y abre la puerta a que digas, bueno hoy no hago la dieta… y un día te tomas unos churros, otro día una tostada… y se acabó!

Como nos mantuvimos en ello, hemos llegado a un desayuno que al final es lo que más fácil nos resulta y lo que comemos casi cada día. Y además, es muy sencillo: un buen cuenco de yogurt griego, con un manojo de frutos secos (la combinación varía, pero suele tener pistachos, nueces, pasas, y algún otro fruto del bosque) y, si quieres que sepa un poco más dulce, un chorrito de sirope de agave. Poco, pues si te pasas, notarás que antes de la hora de comer, ya tendrás hambre!

En fin, es sencillo, nutritivo, tiene proteínas y grasas… ¿qué más se le puede pedir? Ah, sí: está muy rico!

Sigue leyendo

Guiso de Cordero Extremeño

CorderoExtremeño2

En realidad, el guiso original era con cabrito, pero no lo encontraba así que decidí hacerlo con cordero (estaban cerrando el mercado y tenía antojo de este guiso, y me lancé, aun sabiendo que no iba a saber igual). Este guiso me lo enseñó el mismo amigo que tenía un pueblo “inexistente”. Después de esta y la anterior recetas, casi pensé que podía escribir un libro sobre comida extremeña, porque esta, la anterior (y otras que me enseñó) se apoyan mucho en dos ingredientes: ajo y laurel. Ya lo visteis en la receta de sopa de patatas fritas.

Este plato, además de la carne, deja un caldo que es una maravilla. Después de hecho, si es cabrito o una carne con mucho sabor, se puede comer sin más guarnición. Pero si quieres, puedes echar una patata partida en trozos y hervirla en el caldo y luego añadir la carne. A la hora de elegir la carne, si no hay cabrito, elige en función del sabor que quieres obtener. Por ejemplo, algo de falda de cordero, o morcillo de ternera, le da buen sabor. En cualquier caso, es súper, súper fácil de hacer.

Es uno de esos guisos perfectos para el tiempo frío.

Sigue leyendo

Roast Beef

RoastBeef1

El roast beef es un plato tradicional y es 100% paleo ya que no incluye ninguno de los ingedientes excluidos en la dieta: cereales, legumbres y azúcares refinados. Si lo acompañas de una verduras se convierte en un plato paleo muy completo porque en la misma comida reune proteínas, grasas y verduras (¡si no te saltas el acompañamiento!), los alimentos necesarios en cada comida paleo.

RoastBeef4

Estos días me he acordado del roast beef mientras pensaba en los posibles platos para preparar en la cena de Navidad. He decidido no complicarme en la cocina preparando algo elaborado durante horas. Me temo que llegaré a las navidades algo cansada, el final del año está siendo muy intenso y además me espera un largo vuelo desde EE.UU. a Madrid, y el consecuente jet lag.

He decidido hacer roast beef para Navidad porque es un plato muy sano y de calidad. Es sencillo de hacer, sin estar “atada” a la cocina y puedo disfrutar del rato con los míos mientras lo preparo. Y otra cosa que me encanta de hacer roast beef es que sobre para después comerlo como fiambre cortado en lonchas bien finas. Si no lo has comido así te recomiendo que lo pruebes.

Espero que estas navidades te animes a hacerlo y que nos comentes que tal te quedó.

Con esta receta participo en el Reto de “Christmas Time” de la comunidad Cocineros de Mundo en Google+

Sigue leyendo

Sopa de Patatas Fritas

SopaPatatas3

Sí, sí, no me he equivocado: Sopa de patatas fritas. Una vez más una receta de patatas; es uno de los alimentos que más me gustan. En algunos círculos “paleo” no están bien vistas, pero creo que en moderación no hacen daño.

Esta receta tiene algo de historia: me la hizo un amigo hace ya unos años diciéndome que se trataba de una receta de “su pueblo”. Es un pueblo al que nunca he llegado a ir, porque siempre que prometía llevarme pasaba algo y nunca salía el plan. Hablaba mucho mi amigo de su pueblo “en la sierra de Gata”, pero como digo, al final decidí que no era cierto y no tenía pueblo. Creo que para demostrarme que sí, un día hizo esta sopa que me dejó sorprendidísimo. Por lo extraño del ingrediente principal, por lo sencillo de los otros ingredientes, pero sobre todo, por lo rica que estaba.

Estos días que por aquí empieza a hacer frío, me he acordado y la he vuelto a hacer: riquísima.

A ver qué te parece…

Sigue leyendo

Desayuno opíparo (I)

 

HuevosHash-2

Últimamente intento buscar qué desayunar que esté rico, y nutritivo y que sea algo diferente de lo de todos los días. Estoy pensando en los días que tengo un poco más de tiempo para preparar algo. Ahora que Bea no está, echo mucho de menos sus crepes paleo, que hace cada vez con un toque diferente, pero siempre espectacularmente ricas. Y también las magdalenas paleo, y los brownies. La verdad es que me tiene muy mal acostumbrado :-).

El caso es que volviendo a mis experiencias norteamericanas, suelo recurrir a los huevos para desayunar. En este caso, acompañados de bacon y Hash Browns. Complementados con un café Bomba, tienes toda la energía que necesitas.

Sigue leyendo

Hash Browns

Hash-Brown-1

Se trata de una guarnición que es muy habitual en Estados Unidos y, en versiones diferentes, en el Reino Unido, pero que fuera de estos países es desconocido y sin embargo a mí me parece muy rica. Allí se utiliza normalmente en desayunos y pronto espero subir un plato que incluye hash browns.

Se trata de utilizar las patatas, pero de una manera totalmente diferente: se frie, casi sin aceite (lo mínimo para que no se peguen a la sartén) la patata rallada. Asi de sencillo. Tiene un sabor muy particular. Pruébalo y nos cuentas.

Sigue leyendo

Sobras Sabrosas

Sobras Sabross 2

Parte del problema de la dieta Paleo es que a veces no parece fácil decidir algo a última hora (no puedes hacer una pasta, ni un arroz con esas verduras que están a punto de pasarse). Así que he pensado que esto que a veces hacemos puede resultar interesante, a lo que llamo una comida del tipo “con lo que tengo en la nevera”. Si tienes cosas que han quedado de ayer, por ejemplo, o algunas verduras que quieres aprovechar, o se ha hecho tarde y no te da tiempo a hacer nada más concreto, este tipo de platos puede sacarte del apuro. Lo que se dice, “salir del paso”, pero comiendo bien y rico.

Sigue leyendo

Cómo empezar con la dieta Paleo

AhoraQueEste es, quizá, el momento más delicado de todos: cuando estás considerando comenzar con la dieta Paleo. No sólo por lo que cuesta cambiar de manera de comer, pues esto pasa en todos los cambios de dieta. Sino porque lo que tenemos en la despensa y a nuestro alrededor no ayuda: legumbres, arroz, harina, comidas procesadas… todo esto tiene que desaparecer de nuestra dieta (y de nuestra despensa).

Así que con frecuencia te encontrarás con… ¿y ahora qué como?

Como primer paso, y para ayudarte en los comienzos, aquí tienes una propuesta de plan para las dos primeras semanas. Aparecen tres comidas diarias – y una merienda-, porque a esto estamos acostumbrados, aunque no es necesario y puedes comer más o menos. Sigue leyendo