Guiso de Cordero Extremeño

CorderoExtremeño2

En realidad, el guiso original era con cabrito, pero no lo encontraba así que decidí hacerlo con cordero (estaban cerrando el mercado y tenía antojo de este guiso, y me lancé, aun sabiendo que no iba a saber igual). Este guiso me lo enseñó el mismo amigo que tenía un pueblo “inexistente”. Después de esta y la anterior recetas, casi pensé que podía escribir un libro sobre comida extremeña, porque esta, la anterior (y otras que me enseñó) se apoyan mucho en dos ingredientes: ajo y laurel. Ya lo visteis en la receta de sopa de patatas fritas.

Este plato, además de la carne, deja un caldo que es una maravilla. Después de hecho, si es cabrito o una carne con mucho sabor, se puede comer sin más guarnición. Pero si quieres, puedes echar una patata partida en trozos y hervirla en el caldo y luego añadir la carne. A la hora de elegir la carne, si no hay cabrito, elige en función del sabor que quieres obtener. Por ejemplo, algo de falda de cordero, o morcillo de ternera, le da buen sabor. En cualquier caso, es súper, súper fácil de hacer.

Es uno de esos guisos perfectos para el tiempo frío.

Sigue leyendo

Guiso de ternera tradicional – con un toque “exótico”

20131202-untitled-8458

Muchas recetas tradicionales (vamos, de las de toda la vida) sirven perfectamente en la dieta paleo / primal, si tenemos cuidado de, por ejemplo, no utilizar harina en la salsa. Esta receta la fui modificando con el tiempo, añadiendo y quitando (para que no fuese un simple guiso de ternera, que tampoco está mal) y ahora queda que se me está haciendo la boca agua sólo de pensarlo. Como veréis, el truco está en las especias. La hago en olla a presión, y dependiendo de cómo salga puede que reduzca un poco la salsa después. Como se tarda un poco, suelo hacer para tener varios días. Lo puedes congelar y así es muy socorrido. En estos días fríos, sobre todo, es una maravilla. Experimenta con las especias y cuéntanos cómo te sale… por cierto, está excelente de un día para otro.

Sigue leyendo